Moda de usar y tirar

En esta época de globalización y consumo, también la moda se ve afectada por este exceso de producción. La mayoría de las marcas ya no se limitan a crear las tradicionales temporadas de primavera-verano y otoño-invierno, sino que, en su lugar, crean una gran cantidad de temporadas breves (que pueden llegar incluso a 18 al año), incluyendo lo que se denomina colecciones cápsulas (ediciones ultra-limitadas que duran hasta el fin de las existencias).

Esta producción desmesurada va casi inevitablemente asociada a un descenso en la calidad, ya que se trata de generar un mayor consumo, a través de productos poco perdurables, es decir, de mala calidad.

Además, la publicidad nos empuja a resarcir nuestras frustraciones y reducir nuestro nivel de estrés mediante la adquisición de bienes consumibles.

El resultado de todo ello es que nuestros armarios van acumulando una serie de prendas que a menudo ni llegamos a utilizar, porque una vez pasado el primer impulso, nos arrepentimos de su compra, o porque acumulamos tantas, que carecemos de oportunidad para lucirlas.

Fondo de armario

Frente a esta tendencia al consumo compulsivo, existe la opción de ir creándose un fondo de armario, compuesto por prendas atemporales, que sobrevivan la fluctuación de las modas.

El primer requisito para una prenda de fondo de armario es que sea de calidad. Un tejido selecto no sólo favorece a cualquier figura, sino que asegura la longevidad del producto. En segundo lugar, la prenda debe sentarnos muy bien y hacernos sentir a gusto con ella, de forma que disfrutemos repitiéndola a lo largo de las temporadas.

Antes, cuando se hablaba de fondo de armario, se hacía referencia a artículos clásicos y sobrios, como un pantalón recto o un vestido negro. Aunque es cierto que estos clásicos perduran, por fortuna, en los últimos años nuestros armarios han ido abriéndose a prendas más originales y atrevidas, en las que abundan el color, los estampados y las formas asimétricas, sin dejar por ello de ser atemporales.

Buscando el equilibrio

Ir de compras es una actividad que forma ya parte de nuestras vidas y hasta de nuestra forma de relacionarnos: muchas personas van de tiendas con las amigas o la pareja y una forma muy extendida de ocio familiar consiste en pasar una tarde en un centro comercial.

Es complicado evadirse de estos condicionantes externos, así que nuestra recomendación es que, aunque cedamos en ocasiones ante el impulso de comprar-tirar-comprar, también nos vayamos creando, paralelamente, nuestro fondo de armario, a base de prendas que, aunque nos van a suponer una mayor inversión a corto plazo, las iremos disfrutando y amortizando a lo largo de los años, compensando su gasto, pues, como dice el refrán, lo barato es caro.

Además, tenemos un pequeño secreto que compartir con vosotras: una vez que empezamos a vestir ropa de calidad, nos va a apetecer cada vez menos comprar ropa de corta duración y baja categoría…

Fondo de armario de Plaza Capital

Plaza Capital está especializada en prendas de fondo de armario, con unos tejidos exclusivos, difíciles de encontrar en otras tiendas. Nuestros diseños son muy originales, con detalles que aportan un toque diferente que hace que cada pieza sea única.

Y si no, mirad estos pequeños ejemplos a continuación, de prendas que se realizan por encargo, de forma personalizada:

Qué os parece este vestido asimétrico, con chaleco en terciopelo de seda y falda en seda de Japón. Exquisito y refinado.

vestido de terciopelo verde

O este sencillo vestido de raso negro, con un alegre adorno floral. Elegante en su pura simplicidad.

vestido de terciopelo verde

Si os han gustado nuestras propuestas ¡no olvidéis visitar nuestra web o nuestro showroom para estar al día con nuestras novedades!